Raquel

Crisis de autoridad en la familia, un fenómeno de nuestros días

Se habla bastante de ello desde hace algunos años y parece que es un tema que va preocupando cada vez más: la crisis de autoridad en la familia.

mama regañando

El modelo familiar ha ido cambiando; de hecho, hemos pasado del modelo prácticamente único -padre, madre, hijos, y a veces, abuelos conviviendo bajo el mismo techo- a un abanico de posibilidades, válidas todas y muy visibles socialmente: familias monoparentales, parejas gays con hijos, custodias compartidas en parejas separadas y cambios continuos de residencia de los hijos, etc.

A todo ello, se añade una crisis de valores en general. Socialmente, también hace unas décadas se nos mostraba un modelo de actuación que estaba muy arraigado, y en él, se marcaban las pautas de comportamiento de los miembros de la sociedad. Los roles estaban muy claros.

Actualmente nada de todo eso parece valer para la mayoría. Huyendo de rigideces se abrió un abanico de permisividad que, parecía, iba a traer consigo relaciones más saludables llenas de bienestar, lo cual no ha sido así.

Básicamente, este fenómeno de crisis de autoridad en la familia se debe a que las relaciones entre los miembros de la familia están deterioradas o son escasas, casi inexistentes: los hijos ven poco a padres y madres que trabajan muchas horas, cambian de domicilio en caso de custodias compartidas, las actividades extraescolares llenan el tiempo de los estudiantes, que llegan cansados a casa.

Con tan poco tiempo de sobra, los padres se han vuelto permisivos, por temor a perder el cariño de los hijos, por cansancio, por no consensuar el modelo educativo que se quiere aplicar a los hijos, por lo que dejan que los niños hagan lo que quieran.

Por otro lado, los padres se comportan como colegas de los hijos: les apetece disfrutar juntos, pero se pierden en el momento de acotar terrenos, dar pautas y establecer límites, lo que puede confundir luego a los hijos, pues los padres por momentos, no demuestran coherencia cuando castigan ciertos comportamientos y otros no; o cuando no se ponen de acuerdo ambos padres para reprender, ya que uno dice una cosa y el otro, otra.

Esto puede provocar que los padres se sientan inseguros y desorientados. Cuando han querido aplicar alguna norma han dudado tanto que los resultados no han sido como deseaban. Los hijos no les hacen caso, ni les temen, ni quedan afectados.

La situación se agrava con la adolescencia, ya que aquí la crisis de autoridad en la familia es aún más evidente. Los hijos sienten una vaga sensación de abandono y de pérdida de referencia. Muchas veces piden a gritos, directa o indirectamente, que los padres los marquen y se queda una sensación de caos.

Ante la crisis de autoridad en la familia hay que tener claro que hay una autoridad real, natural. Es aquella que viene por méritos propios de la persona que la ejerce. En el caso que nos ocupa, de las familias, los padres y madres tienen autoridad respecto de los hijos porque son adultos maduros que tienen los recursos y experiencia vital que les permite acompañar a los pequeños en su desarrollo, desde el respeto y la confianza.

Ese es nuestro papel como padres y madres: ser estructuradores de nuestros hijos. No estamos en el mismo plano. Ellos, los pequeños, se están construyendo, y nosotros como padres debemos ayudarles en el camino. Ellos nos lo agradecerán.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñezhttp://news.urban360.com.mx/120347/crisis-de-autoridad-en-la-familia-un-fenomeno-de-nuestros-dias/

 

 

Visitas: 919

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Precioso y magnífico artículo. Mil gracias por compartir. Saludos

Muchas gracias por el artículo, está muy interesante. Efectivamente en la actualidad se tiene temor de reprender a los hijos. En una conferencia el terapeuta señalaba que se debe a que se educa con culpa y eso evita el poner límites en el momento justo.

Hola. Gracias por el artículo.
Comparto totalmente.
Saludos cordiales

"Saber más para servir más"
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Tengo 70 años y me cuesta entender la nueva tecnología... doy infinitas gracias porque siempre encuentro a EAC en mi ayuda para actualizarme y seguir sirviendo como Terapeuta Conductual.
Lamento no responder siempre y solo espero seguir estando con ustedes, seres de Luz maravillosos.
AMOR para ustedes..

¿Cómo van estos padres a "estructurar" a sus hijos, o a "ayudarlos" o lo que sea, cuando ellos mismos no tienen clara su propia identidad, relaciones, razones existenciales?
En primerísimo lugar deberían ellos resolver su vida, quizás acudiendo a profesionales idóneos de salud mental o relaciones o lo que sea conveniente, buscar ellos ayuda externa, antes de intentar resolver los asuntos de sus hijos... ¿no les parece?
Pero ¿con qué nos encontramos en cambio? Una gran negatividad inconsciente donde la gran mayoría niega tener ningún tipo de problemas, ni necesitar nada de nadie, y donde afirmar no tener ninguna necesidad de aprender nada, si es que no dicen lisa y llanamente que ya lo saben todo... Se los digo porque es lo que he comprobado con varios experimentos sociales que he realizado...

Gracias por compartir. Sería muy interesante revisar las estadísticas de Estados Unidos en donde al parecer más del 50% de los niños, no viven con sus dos padres, es decir que desde muy pequeños viven con el padre o la madre de forma separada, y esto desgraciadamente va en aumento, y sin un núcleo familiar la crísis de autoridad es solo un reflejo.

Saludos

Agustín, yo creo que únicamente viviendo la experiencia como Padres en estos tiempos podemos darnos cuenta y reflexionar que cosas Si estas haciendo bien dentro de nuestras familias y que cosas aún se necesitan mejorar.
Más allá de los experimentos sociales, la vivencia, la experencia propia de esta generación , o sea la nuestra como padres NO es nada fácil. Somos la generación sanwich, porque ahora la autoridad y limites no se ponen a los golpes como nos ha tocado a muchos de nosotros.
Esto da para mucho debate y muchas experiencias, porque ninguna es igual a la otra.

Abrazos!

Comparar lo que sucede ahora con los hijos, con nuestras experiencias en la misma situación, no es válida. Creo que todo se basa en la crisis de identidad que vivimos unos y otros, pero no por ello hemos de permitir que los hijos tomen su camino sin tener unas directrices, se corre el riesgo de que no sepan hacia dónde ir y se pierdan. Después no podremos lamentarnos, será culpa nuestra.
Un abrazo

Silvia Margarita:
Que gusto encontrarte nuevamente.... Efectivamente EAC, es un sitio extraordinario que me ha guiado y ayudado desde ya hace varios anios.
Un abrazo

Leticia Osorio...(MARY MAR)

Raquel nuevamente GRACIAS por tu extraordinaria aportación.....conceptos que se aplican diariamente y con un valor incalculable

Bendicuones

No hay que desesperarse ni perder la perspectiva, el problema de la crisis de autoridad no es el problema en sí, es solo una de las caras del problema general de la sociedad que esta siendo llevada por la vorágine de consumismo, alta productividad, alta rentabilidad donde todo tiene precio y se vende como en mercado de baratijas. Esto trae como consecuencia que los padres dedican casi todo el tiempo al trabajo o a los negocios, pierden capacidad de ejercer una dirección en la construcción familiar, pero lo peor de todo es que a pesar de que cuentan con tiempo tampoco saben como desarrollar la construcción familiar, pues el esquema de autoridad que se practicaba hasta los años ochenta era fundamentalmente bajo el ejercicio del verticalismo y la violencia física, pero como este ejercicio ha sido evolucionado drasticamente a partir de los ochenta y se cuestiona con dureza la violencia familiar, entonces los padres de familia han entrado en crisis de autoridad porque recién están aprendiendo que la autoridad que tienen que ejercer es con el ejemplo y con una idea clara de un proyecto familiar, el que será la guía para conducir a los hijos y a los propios padres. Esto requiere una mejor preparación teórica y practica de los padres y un esfuerzo serio para llevarlo adelante. Solo así se puede dirigir, empujar y jalar emocional, intelectual y prácticamente a todos los niños. El niño se sentirá parte de un mundo propio, ademas de interesante. Es un error hablar de la educación poniendo énfasis en los limites para ellos, eso es un contrasentido, pues no se puede poner limites si antes no se a establecido el horizonte y la guía practica para ello.
No deseo oir mas hablar de limites para los niños sin antes no se habla de un proyecto familiar, y esto es responsabilidad de los padres, no de los hijos.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, José Miguel. Muchas gracias por exponer tu planteamiento.
Saludos

Responder a debate

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

Última actividad

Alexeiv ahora es miembro de E.A.C
Hace 12 horas
A MARIA ELENA SAPIEN PETRONE le gusta la discusión 'LIBRO: EMOCIONES TOXICAS' de maggie Beltrán Riquelme
ayer
Icono del perfilAlejandra, Marisol y Luis manzano se unieron a E.A.C
ayer
A Paula le gusta la discusión '¿Por qué debes dejar de disculparte?' de Teresa
ayer
Paula respondió a la discusión ¿Por qué debes dejar de disculparte? de Teresa en el grupo Semillas de Sabiduría
"Wow, no había pensado en eso. Gracias por compartir tu sabiduría."
ayer
Jackson Rafael Vicuña Ruiz respondió a la discusión Un clavo no quita otro clavo: lo retira el martillo que lo clavó de Teresa en el grupo Semillas de Sabiduría
"Guaaaoooo. Me gusto mucho el artículo. Gracias. Saludos."
Domingo
A Jackson Rafael Vicuña Ruiz le gusta la discusión 'Un clavo no quita otro clavo: lo retira el martillo que lo clavó' de Teresa
Domingo
A Jackson Rafael Vicuña Ruiz le gusta la discusión 'Un clavo no quita otro clavo: lo retira el martillo que lo clavó' de Teresa
Domingo

© 2019   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio