REFLEXIONES SOBRE LA EDUCACIÓN


de Gustavo F. J. Cirigliano; La escolaridad enjuiciada,
cap. 25; Humanitas, Bs. As., 1974.



Una de las posibles variantes de un viejo cuento sobre el origen del asado es ésta:

Cierta vez se produjo un incendio en un bosque en el que se encontraban cerdos. Éstos se asaron.

Los hombres, acostumbrados a comer carne cruda, los probaron y los hallaron exquisitos. Luego, cada vez que querían comer cerdos asados prendían fuego a un bosque... Hasta que descubrieron un nuevo método.


Pero lo que yo quiero narrar es lo que sucedió cuando se intentó modificar El Sistema para implantar uno nuevo. Hacía tiempo que algunas cosas no marchaban bien; los animales se carbonizaban, a veces quedaban parcialmente crudos, otras de tal manera quemados que era imposible utilizarlos. Como era un procedimiento montado en gran escala preocupaba mucho a todos, porque si El Sistema fallaba en gran medida, las pérdidas ocasionadas eran igualmente grandes. Miles eran los que se alimentaban de esa carne asada, y también muchos miles eran los que tenían ocupación en esa tarea. Por tanto El Sistema simplemente no debía fallar. Pero, curiosamente, a medida que se hacía en mayor escala, más parecía fallar y mayores pérdidas causar.


En razón de las deficiencias, aumentaban las quejas. Ya era un clamor general la necesidad de reformar a fondo El Sistema. Tanto que todos los años se reunían Congresos, Seminarios, Conferencias, Jornadas para hallar la solución. Pero parece que no acertaban a mejorar el mecanismo, porque al año siguiente se volvían a repetir los Congresos, Seminarios, Conferencias, y Jornadas. Y así siempre.


Las causas del fracaso del Sistema, según los especialistas, debían atribuirse o bien a la indisciplina de los cerdos que no permanecían donde debieran, o bien a la inconstante naturaleza del fuego tan difícil de controlar, a los árboles excesivamente verdes, o a la humedad de la tierra, o al Servicio de Informaciones Meteorológicas que no acertaba con el lugar, momento y cantidad de lluvias, o...


Las causas eran -como se ve- difíciles de determinar porque en verdad El Sistema para asar cerdos era muy complejo: se había montado una gran estructura; una gran maquinaria con innumerables variables, se había institucionalizado. Había individuos dedicados a encender: los Igniferi, que a su vez eran especialistas de sectores: incendiador o ignifer de zona norte, de zona oeste, etc., incendiador nocturno, diurno con especialización matinal o vesperal, incendiador de verano, de invierno (con disputas jurisdiccionales sobre el otoño y la primavera). Había un Director General de Asamiento y Alimentación Asada, un Director de Técnicas Ígneas (con su Consejo General de Asesores), un Administrador General de Forestación Incendiable, una Comisión Nacional de Entrenamiento profesional en Porcología, un Instituto Superior de Cultura y Técnicas Alimentarias (el I.S.C.Y.T.A.) y el BODRIO (Bureau Orientador de Reformas Ígneo-Operativas).


El BODRIO era tan grande que tenía un inspector de reformas cada siete mil cerdos, aproximadamente. Y era precisamente el BODRIO el que propiciaba anualmente los Congresos, Seminarios, Conferencias y Jornadas. Pero éstos sólo parecían servir para aumentar el BODRIO, en burocracia.


Se había proyectado y se hallaba en pleno crecimiento la formación de nuevos bosques y selvas, siguiendo las últimas indicaciones técnicas (en regiones elegidas según una determinada orientación y donde los vientos no soplaran más de tres horas seguidas, donde era reducido el porcentaje de humedad, etc.)


Había miles de personas trabajando en la preparación de esos bosques que luego se habrían de incendiar. Había especialistas en Europa y en los EE.UU. estudiando la importación de las mejores maderas, ár¬boles, cepas, semillas, de mejores y más potentes fuegos, estudiando ideas operativas (por ejemplo: cómo hacer pozos para que en ellos cayeran los cerdos). Había además grandes instalaciones para conservar a los cerdos antes del incendio, mecanismos para dejarlos salir en el momento oportuno, y técnicos en su alimentación.


Había expertos en la construcción de establos para cerdos; profesores formadores de los expertos en la construcción de establos para cerdos; universidades que preparaban a los profesores formadores de los expertos en la construcción de establos para cerdos; investigadores que brindaban el fruto de su trabajo a las universidades que preparaban a los profesores formadores de los expertos en la construcción de establos para cerdos; fundaciones que apoyaban a los investigadores que brindaban el fruto de su trabajo a las universidades que preparaban a los profesores formadores de los expertos en la construcción de establos para cerdos, etc.


Las soluciones que los Congresos sugerían eran por ejemplo: aplicar triangularmente el fuego luego de dividir la velocidad del viento norte por la velocidad de viento sur; soltar los cerdos quince minutos antes de que el fuego promedio del bosque alcanzara 47º; otros decían que era necesario poner grandes ventiladores que servirían para orientar la dirección del fuego. Y así por el estilo. Y no se necesita decirlo, muy pocos de los expertos estaban de acuerdo entre sí, y cada uno tenía investigaciones y datos para probar sus afirmaciones.


Un día, un ignifer Categoría S-O/D-M/V-LL (o sea un encendedor de bosques especialidad sudoeste, diurno, matinal, licenciatura en verano lluvioso), llamado Juan Sentido-Común, dijo que el problema era muy fácil de resolver. Todo consistía, según él, en que primero se matara al cerdo elegido, se lo limpiara y cortara adecuadamente, y se lo pusiera en un enrejado metálico o armazón sobre unas brasas hasta que por efecto del calor y no de la llama se encontrara a punto.


“¿Matar?”, exclamó indignado el Administrador de Forestación.
“¡Cómo vamos a hacer que la gente mate! Ahora el que mata es el fuego. ¿Nosotros matar? ¡Nunca!”


Enterado el Director General de Asamiento, lo mandó llamar. Le preguntó qué cosas raras andaba diciendo por ahí, y luego de escucharlo, le dijo: “Lo que usted dice está bien, pero sólo en teoría. No va a andar en la práctica. Más aún, es impracticable.

Veamos, ¿qué hace usted con los anemotécnicos, en el caso de que se adopte lo que sugiere?”

“No sé”, respondió Juan.

“¿Donde se coloca los encendedores de las diversas especialidades?”

“No sé”.

“¿Y los especialistas en semillas, en maderas? ¿Y los diseñadores de establos de siete pisos, con sus nuevas máquinas limpiadoras y las perfumadoras automáticas?”

“No sé”.

“Y a los individuos que han ido al extranjero a perfeccionarse durante años, y cuya formación ha costado tanto al país, ¿los voy a poner a limpiar cerditos?”

“No sé”.

“Y los que se han especializado todos estos años en integrar Congresos y Seminarios y Jornadas para la Reforma y Mejoramiento del Sistema, si lo suyo resuelve todo, ¿qué hago con ellos?”

“No sé”.

“¿Se da usted cuenta ahora de que la suya no es la solución que necesitamos todos?
¿Usted cree que si todo fuera tan simple no la hubieran hallado antes nuestros especialistas?
¡A ver! ¿Qué autores dicen eso? ¿Qué autoridad puede avalar su sugestión?
¡Usted se imagina que yo no puedo decirles a los Ingenieros en Anemotécnica que es cuestión de poner brasitas sin llama!
¿Y qué hago con los bosques ya preparados, a punto de ser quemados, que sólo poseen madera apta para el fuego-en-conjunto, cuyos árboles no producen frutos, cuya escasez de hojas hacen que no sirvan para sombra? ¿Qué hago? ¡Dígame!”

“No sé”.

“¡Qué hago con la Comisión Redactora de Programas de Asado, con sus Departamentos de Clasificación y Selección de Cerdos, Arquitectura Funcional de Establos, Estadística y Población, etc.?”

“No sé”.

“Dígame: el ingeniero en porcopirotecnia, ¿no es una extraordinaria personalidad científica?”

“Sí. Parece que sí”.

“Bueno. El simple hecho de poseer valiosos y extraordinarios ingenieros en pirotecnia indica que El Sistema es bueno. Y, ¿qué hago yo con individuos tan valiosos?”

“No sé”.

“¿Ha visto? Usted lo que tiene que traer como solución es cómo hacer mejores anemotécnicos, cómo conseguir más rápidamente encendedores del oeste (que es nuestra dificultad mayor), cómo hacer establos de ocho pisos o más, en lugar de sólo siete como ahora. Hay que mejorar lo que tenemos, y no cambiarlo. Tráigame usted una propuesta para que nuestros becarios en Europa cuesten menos, o cómo hacer una buena revista para el análisis profundo del problema de la Reforma del asamiento. Eso es lo que necesitamos. Eso es lo que el país necesita. ¡A usted lo que le falta es sensatez, Sentido-Común! Dígame, por ejemplo, ¿qué hago con mi buen amigo (y pariente) el Presidente de la Comisión para el Estudio para el Aprovechamiento Integral de los Residuos de los ex-Bosques?”


“Realmente estoy perplejo”, dijo Juan.


“Bueno. Ahora que conoce bien el problema, no vaya por ahí diciendo que usted lo arregla todo.
Ahora ve que el problema es más serio y no tan simple como se imaginaba. Uno desde abajo y desde afuera dice: “Lo arreglo todo”. Pero hay que estar adentro para conocer el problema y saber las dificultades. Ahora, entre nosotros, le recomiendo que no insista con lo suyo porque podría traerle dificultades con su puesto. ¡No por mí! Yo se lo digo por su bien, porque yo lo comprendo; yo le entiendo su planteo, pero, usted sabe, puede encontrarse con otro superior menos comprensivo, usted sabe cómo son, a veces ¿eh?...”


El pobre Juan Sentido-Común ni dijo ni Mu.

Sin saludar, entre asustado y atontado, con la sensación de estar caminando cabeza abajo, salió y no se le vio nunca más.

No se sabe dónde fue.

Por eso es que dicen que en estas tareas de reforma y mejora del Sistema, falta Sentido-Común.


de Gustavo F. J. Cirigliano; La escolaridad enjuiciada,
cap. 25; Humanitas, Bs. As., 1974.

La Fábula de los cerdos asados fue publicada originariamente
en la revista Cátedra y Vida, Buenos Aires, 1959,
y luego en la revista Phi Delta Kappa, de los EE.UU.,
en inglés, noviembre de 1960, gracias a la ayuda del Dr. Hobert W. Burns.

http://miguelricci2008.blogspot.com/2008/12/fbula-de-los-cerdos-asa...

Visitas: 61

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

excelente!!!!
ESpectacular fabula!!!!!!!!!!!
Excelente texto, muy, muy claro!!!!
Gracias
Perfecto, ahi queda expuesto el manejo polìtico del paìs, tapado por la burocracia.Muy bueno¡¡¡¡¡¡¡¡.
Muy buen artículo. Me parece genial la metáfora de los cerdos.

Excelente!!!
quiere decir que uno se debe de quedar con lo que al parecer puede ser incorreto, o bien no es comprnsivo desde el punto de vista que generalizamos los sujetos de como lo describe la fabula, si bien , me explico no estoy de acuerdo a que nos tengamos que callar cuando nos equivocamos por construir nuestras ideas, aunque esten en lo incorrecto. tenemos que criticar siempre por que s una manera de representar nuestras opiniones contra el sistema.
guao amgui muchas gracias por compartir esta fabula es excelente aprovecho para saludarte y darte las gracias por todos los articulos quenos has mandado son espetaculares... feliz semana saluditos cuidate
muy buena fabula exelente...
gracias....luz y amor para todos""
JA..JA..JA...JA...seguimos igual...falta sentido común.
SENTIDO COMUN ES LO QUE LE FALTA A LOS GOBIERNOS HOY EN DIA, SOBRE TODO AL DE CHILE. SOY PROFESORA Y NO RECONOCEN LA DEUDA HISTORICA, QUE SE VIENE ESPERANDO POR TANTOS AÑOS. MUY BUENA LA FABULA, DEBIERAN CONOCERLA MUCHAS PERSONAS QUE DIRIGEN AL PAIS. GRACIAS POR EXISTIR LINDOS SERES. QUE DIOS LOS BENDIGA HOY Y SIEMPRE.
QUE LA PAZ PREVALEZCA EN LA TIERRA.
exelente Raquel asi es la vida pero hay que mejorarla saludos
Exelente,gracias por compartirlo....realmente estoy preocupada por laeducacion aqui en argentina,tengo un hijo en edad de 17 años y hemos buscado la vuelta para que continue con sus estudios,el quiere estudiar solo que no se encuentra con el sistema,mira voy a relatarte algo...el iba al colegio en turno mañana y talleres por la
tarde, academicamente no respondia y me han llamado del establecimiento preocupados,la solucion fue dentro del mismo lugar de estudio concurrir al turno vespertino,y ha encontrado alli calidez humana docente y compañeros de estudio...por que dentro del a misma institucion los valores y respeto por la individualidad son tan diferentes??
gracias por este material,voy a compartirlo...cariños.laura

Responder a debate

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

Última actividad

Icono del perfilBELARMINO Emilio Ruz Jerez y Felipe se unieron a E.A.C.
Domingo
A Enrique López Aldrete le gusta el vídeo de Violeta Zurkan
Nov 7
Jesus ha comentado el vídeo de Violeta Zurkan
Miniatura

Invitación Grupo terapéutico con Hipnosis.

"La organización de hipnosis de España les saluda."
Nov 7
A MithaRain le gusta el perfil de David Salvans
Nov 7
Icono del perfilEdival Adrian Pereyra, Juan, Juan Carlos y 1 más se unieron a E.A.C.
Nov 7
A Violeta Zurkan le gusta el vídeo de Violeta Zurkan
Nov 6
Violeta Zurkan ha publicado un vídeo

CURSO ONLINE : "Cómo aceptar los Cambios"

Escritora, Comunicóloga y Conferencista Presenta :COMO ACEPTAR LOS CAMBIOS 10 DE NOVIEMBRE. LUGAR: SALA ONLINE DE E.A.C. (Cuando realices tus pago te mandam...
Nov 6
A mary elizabeth filgueira jimenez le gusta el vídeo de Violeta Zurkan
Nov 6

© 2019   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio