E.A.C



La vida te dará todo lo que necesitas solo si confías en que lo mereces




mirada femenina en la noche disfrutando de la vida

Cuando uno asume, entiende e interioriza que merece ser feliz, la vida se abre camino, los días orquestan nuevas oportunidades, las cerraduras se abren y los enemigos se convierten en estatuas de sal que el viento se lleva tras de sí. Nada puede detenernos cuando nos percibimos como merecedores de la alegría y nadie tiene voz ya para cercar de miedos nuestras voluntades.

Decía Emily Dickinson con gran acierto en sus poemas que las personas ignoramos nuestra propia altura hasta que nos ponemos de pie. Lo más curioso de todo ello es que a menudo es la propia educación, la sociedad y las personas de nuestro entorno quienes por lo general tienden a preferirnos sentados, sumisos, callados y obedientes.


“Si haces lo que no debes, deberás sufrir lo que no mereces”
-Benjamin Franklin-

De hecho, esto mismo es lo que le ocurrió a la poetisa de Massachusetts, a quien las decepciones, los miedos y las tristezas la acabaron recluyendo en su propia habitación de la casa familiar de Amherst, convirtiéndose en poco más que en una tibia sombra, en una figura delgadísima que los vecinos veían a través de las ventanas. De sus 1800 poemas escritos, solo vio publicados en vida una docena y de las personas que conformaban su vida, solo amó a una, pero ninguno de los dos fue lo bastante valiente como para dar el paso.

Eran otros tiempos, no hay duda. Era otras mentalidades, queda claro. Sin embargo, por curioso que parezca, el complejo universo de las emociones, las inseguridades y la falta de confianza en uno mismo es un estribillo que nunca pasa de moda. Es como una moviola que nunca se detiene, que nos trae la magia de una ocasión y que la deja ir, que nos enseña qué es la felicidad y al poco se la lleva, dejándonos con las ganas, las penas, el recuerdo y el arrepentimiento.

Arrepentimiento por no habernos atrevido a “algo más”, por no haber luchado, por no sentirnos merecedores de esa oportunidad irrepetible, por no haber aunado el suficiente coraje por ese amor perdido…


Mereces una vida mejor

Ana ha empezado a ir al gimnasio porque desea llevar una vida más saludable. Va todos los días de 19 a 20, pero sin embargo, sigue fumando dos paquetes de tabaco al día. Carlos perdió su trabajo hace 9 meses. Sale todos los días a echar currículums pero al volver a casa empieza a comer de manera compulsiva, tanto, que su cambio físico es ya muy llamativo. Marta acabó hace un mes con una relación afectiva muy tormentosa, y desde entonces, se ha enganchado a las páginas de citas de Internet con la idea obsesiva de encontrar a la “pareja ideal”.

Todos estos ejemplos se pueden resumir en una idea central que a todos nos será conocida: mientras hallamos el equilibrio en un área de nuestra vida, en otra, retrocedemos de forma alarmante. Es como si no terminásemos de entender que merecemos una vida mejor, y ello nos empuja a menudo a dejar de cuidarnos de una forma más plena, más íntegra. ¿Porqué lo hacemos? ¿Por qué no terminamos de asumir un control auténtico de nuestra realidad para alcanzar así el bienestar?

La respuesta a esta pregunta debemos buscarla no solo en nuestro pasado, sino en la propia incapacidad de cuidarnos, de fomentar el bienestar psicológico y ante todo, de gestionar las propias emociones. En los tres ejemplos propuestos hemos visto que cada una de estas personas lleva a cabo algunas acciones correctas: una va al gimnasio, la otra busca trabajo a diario y la última ha puesto fin a una relación infeliz y compleja.

Sin embargo, el resto de comportamientos dan forma a esos agujeros negros tan comunes: la ansiedad, la incertidumbre, el miedo al futuro, la incapacidad para estar solos, la adicción a alguna sustancia.. Todos sabemos que merecemos una vida mejor, pero no sabemos cómo atender las auténticas necesidades, esas que residen en un estrato más íntimo, más profundo de nuestro ser…

Quiérete, te vas a necesitar
Quiérete, te vas a necesitar
Nos pasamos la vida queriendo ser diferentes a como somos, desgastándonos, hiriéndonos, sin saber que la vida es más sencilla. Quiérete por lo que...

Confía en ti, porque ser feliz no es una necesidad es un derecho

La vida nos traerá más oportunidades solo sí ponemos un pie detrás de otro y salimos a buscarlas. La felicidad llamará a nuestra puerta solo si somos receptivos, si estamos atentos, preparados y ante todo… dispuestos. Porque quien se deja llevar por la deriva de los miedos e inseguridades naufragará en la isla de las oportunidades perdidas. Porque quien se rinde ante las decepciones elegirá tarde o temprano el mismo encierro físico y mental que la propia Emily Dickinson se infligió a sí misma.

“Supongo que no soy como Emily Dickinson, que mantuvo sus cosas más hermosas envueltas en una cinta en su cajón”
-Jeff Bridges-


En estos tiempos en que encontramos en Twitter y Facebook píldoras de la felicidad en forma de frases bonitas, hay algo que nunca deberemos perder de vista. Algo que nos recuerdan muy acertadamente los detractores de la psicología positiva: debemos aprender a aceptar las experiencias dolorosas, sin importar lo duras que estas sean. Un despido, una decepción o un fracaso es algo que uno debe “engullir” sí o sí… Ahora bien, una vez que hayamos buceado en ese abismo caótico que son las emociones negativas, es momento de emerger, y lo haremos siendo más fuertes. Sintiéndonos más válidos.

Aún más, en este nuestro complejo y demandante día a día debemos interiorizar que las personas no solo merecemos sentirnos bien, estar en calma, experimentar la satisfacción, la libertad, el triunfo y el sabor de las alegrías. Todas estas dimensiones en realidad son DERECHOS. Porque no importa cuál sea nuestra historia, ni de donde vengamos, ni quienes seamos… Todos tenemos pleno derecho a ser felices y a elegir la manera de serlo.



Valeria Sabater

Visitas: 891

Respuestas a esta discusión

*Auschwitz, lo que realmente sucedió.*
*¿Qué realmente murió en Auschwitz?*
Aquí hay un interesante punto de vista.
La siguiente es una copia de un artículo escrito por el escritor español Sebastián Vilar Rodríguez y publicado en un periódico español.
No hace falta mucha imaginación para extrapolar el mensaje al resto de Europa - y al resto del mundo:
Caminé por las calles de Barcelona y de pronto descubrí una terrible verdad:
Europa murió en Auschwitz. Matamos a seis millones de judíos y los reemplazamos con 20 millones de musulmanes.
En Auschwitz quemamos cultura, pensamiento, creatividad, talento.
Destruimos al pueblo elegido, verdaderamente elegido, porque produjeron grandes y maravillosas personas, todas ellas desproporcionadas con su número, que cambiaron el mundo.
La contribución de estas personas se hace sentir en todos los ámbitos de la vida: la ciencia, el arte, el comercio internacional y, sobre todo, la conciencia del mundo.
Estas son las personas que quemamos.
Y bajo el pretexto de la tolerancia, y porque queríamos probarnos a nosotros mismos que estábamos curados de la enfermedad de los prejuicios, abrimos nuestras puertas a los 20 millones de caballos de Troya musulmanes fuertes, que nos trajeron una ausencia de educación, estupidez e ignorancia, El extremismo religioso y la intolerancia religiosa, la delincuencia y la pobreza autoimpuesta debido a su falta de voluntad y falta de cualificación para trabajar.
Y una de las tasas de reproducción más altas del planeta. Este es su arma definitiva, el Plan Maestro ... lo vemos antes que nosotros ahora.
Sus líderes lo reclaman abiertamente.
Han hecho estallar nuestros trenes y han convertido nuestras hermosas ciudades españolas en el tercer mundo, ahogándose en la inmundicia y el crimen.
Hajibs y burqas son la única cosa memorable que ves en nuestras calles.
Cerrados en sus apartamentos libres del gobierno, planean el asesinato y la destrucción de sus anfitriones ingenuos. No todos, pero entre ellos, basta. Dentro de ellos están los conspiradores de nuestra desaparición.
Ahora en nuestra miseria asustada, hemos intercambiado la cultura por el odio fanático, la habilidad creativa para la habilidad destructiva maliciosa, la inteligencia para el atraso y la superstición. Hemos intercambiado la búsqueda de la paz siempre vivida por los judíos de Europa, y sus talentos para un mejor futuro para sus hijos, su apego resuelto a la vida por todas las razones para renunciar completamente, porque la vida es santa, por el contrario directo. Para los que persiguen la muerte, para las personas consumidas por el deseo de muerte para sí mismos y para otros, para que puedan ir a su "cielo" musulmán.
Qué terrible error fue cometido por la miserable Europa.
¿Qué hemos hecho?
Recientemente, el Reino Unido debatió si eliminar el Holocausto de su currículo escolar porque "ofende" a la población musulmana que afirma que nunca ocurrió. Todavía no se ha eliminado.
Sin embargo, este es un presagio espantoso del miedo que se apodera de Europa y de la facilidad con que cada país se rinde a ella.
Ahora son setenta y más años después de que terminó la Segunda Guerra Mundial en Europa.
Este correo electrónico está siendo enviado como una cadena conmemorativa, en memoria de los seis millones de judíos, veinte millones de rusos, diez millones de cristianos y miles de monjas y sacerdotes católicos asesinados, violados, quemados, muertos de hambre, golpeados, experimentados Y humillado.
Ahora, más que nunca, con Irán, entre otros, afirmando que el Holocausto es un "mito", es imperativo asegurarse de que el mundo nunca se olvide. Para los judíos ... y para toda la civilización occidental.
¿Cuántos años pasará antes del ataque al World Trade Center de Nueva York "NUNCA PASÓ" porque ofende a algunos musulmanes en Estados Unidos?
Si nuestra herencia judeo-cristiana es ofensiva para los musulmanes, ¿por qué no se mudarían a Irán, Irak o algún otro país musulmán?
Hay mucho espacio, lugares para adorar a su antojo y dinero para darles toda la ayuda que puedan necesitar.
Piénsalo.
Por favor no elimine este mensaje; Tomará solamente un minuto para pasar esto adelante.
Debemos despertar a América, Australia, Canadá también, antes de que sea demasiado tarde.
Pueden ser el bote salvavidas de lo que sucede en este planeta durante los próximos mil años.

Amigo gracias por leer y dejar una Reflexión muy profunda, te invito a qué busques en ARTICULOS el sitio dónde veas puedas publicar ya qué es como te dije muy profunda y tal vez en este sitio no sea leída.

Me temo que como no reaccionemos pronto y abramos los ojos a lo que está sucediendo, cuando lo agamos puede que sea demasiado tarde. Saludos

Totalmente de acuerdo con tu magnífico artículo, querida Teresa, es para reflexionar seriamente sobre el. Besos

No encuentro la relación del articulo con la respuesta de Anibal. El articulo habla del derecho a ser felices en la forma que cada uno decida serlo.
De hecho en las mañanas, mientras hago ejercicios repito dos fraces
Me permito ser todo lo que puedo ser. y
Me merezco lo mejor de la vida.
Con esto reafirmo mi derecho a ser feliz. Sin dañar a ninguna persona.
Gracias

Gracias por leer y dejar tu reflexión, tampoco yo encontre relación con lo que publico Anibal.

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

Última actividad

© 2019   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio