E.A.C



DE ISABELA SANTO DOMINGO, (escritora colombiana): 

Son las 5.00 a.m, el despertador no para de sonar y no tengo fuerzas ni para tirarlo contra la pared. Estoy acabada.
Quiero quedarme en casa, cocinando, escuchando música, cantando, etc.

Si tuviera un perro, lo pasearía por los alrededores.
Todo, menos salir de casa, meterme en el auto. Y tener que poner el cerebro a funcionar.

Me gustaría saber quién fue la bruja idiota e imbécil, la matriz de las feministas, que tuvo la grandiosa idea de reivindicar los derechos de la mujer, y por qué hizo eso con nosotras, que nacimos después de ella.

Estaba todo tan bien en el tiempo de nuestras abuelas: ellas se pasaban todo el día bordando, intercambiando recetas con sus amigas, decorando la casa, podando árboles, plantando flores, recogiendo legumbres de las huertas y educando a sus hijos.

La vida era un gran curso de artesanos, medicina alternativa y cocina, sus esposos las cuidaban, amaban, las comprendían y lo mejor: ¡las mantenían!

Y después se puso mejor, teníamos servidumbre, llego el teléfono, las telenovelas, la píldora, la tarjeta de crédito, ahora ¡el internet!
¡Cuántas horas de paz!

Hasta que vino una maldita solterona marimacho y fea, a la que por lo visto no le gustaba el corpiño, ni dedicarse al hogar, vino a contaminar a varias otras rebeldes inconsecuentes con ideas raras sobre “vamos a conquistar nuestro espacio”: ¡Qué espacio ni qué diablos! ,¡Si ya teníamos la casa entera! Todo el entorno era nuestro... ¡El mundo a nuestros pies!

Teníamos el dominio completo sobre los hombres; ellos dependían de nosotras para comer, vestirse, manejar sus cuentas, y ahora...
¿Dónde diablos están? No lo sabemos...
Pues ni siquiera nos queda tiempo para ir al almorzar con ellos y nos lo pasamos todo el día tan ocupadas que toca creerles y confiar en ellos.

Después de un largo día acabamos agotadas, exhaustas, ni hacer el amor queremos, nos duele la cabeza, argumentamos mil estupideces por cansancio... ¿Para qué tanto poder? . ¡Díganme!
¡Si ya ni complacer a nuestro marido podemos!.

Ahora ellos están confundidos, no saben qué papel desempeñan en la sociedad, huyen de nosotras, como el diablo de la cruz, les damos miedo… ¡tanta independencia acabo por hacerlos huir!

Tenemos que ser ejecutiva, esposa, madre, hija, amiga, dirigir la oficina, hacer las tareas de los hijos, velar para que nuestra casa siempre esté impecable y la empleada no haga estragos, cocinarle de vez en cuando al marido para que no se aburra ( porque una de dos: o come en la calle o donde la mamá, asistir a reuniones en el colegio de los niños, llevarlos al médico, a la natación, al karate, a la clase de baile, de violín, etc....

Para colmo tenemos que llegar a casa primero que nuestro esposo, para alcanzar a darnos un buen baño y nos encuentre fresca, divina, rozagante, echarnos toooodas las cremas (la humectante de la noche, la rejuvenecedora, la de las patas de gallina, la de los labios, la de las mejillas, la de las cejas, la del cuerpo, la de la celulitis, la antriestrías, la extrahumectante para codos y rodillas, etc.)

Fuera de eso estar dispuestas a darle gusto en la cama porque sino sale a la calle a buscarse una mujerzuela barata, bruta y que desee ser mantenida.

Ese chistecito acabó llenándonos de deberes. Y lo peor de todo, ¡acabó lanzándonos dentro del calabozo de la soltería crónica!.
Antiguamente los matrimonios duraban para siempre. Y ahora si te divorcias hasta hay que mantenerlos o compartir con ellos la mitad de lo que con tanto esfuerzo has conseguido.

¿Porqué, díganme porqué, liberación femenina?
Si la mujer, que sólo necesitaba ser frágil y dejarse guiar por la vida, comenzó a competir con los machos…
Miren el tamaño del bíceps de ellos y miren el tamaño del nuestro.

Estaba muy claro, cada quien en su sitio desde Adán y Eva.
liberación femenina... ¡esto no iba a terminar bien!.

No aguanto más ser obligada al ritual diario de estar flaca como una escoba, pero con las tetas y la cola duritas, para lo cual tengo que matarme en el gimnasio, hacerme mantenimiento en el quirófano, además de morir de hambre, ponerme hidratantes, antiarrugas, padecer complejo de radiador viejo tomando agua a todas horas, y demás armas para no caer vencida por la vejez, maquillarme impecablemente cada mañana desde la frente al escote, tener el pelo impecable y no atrasarme con las mechas, que las canas son peor que la lepra; elegir bien la ropa, los zapatos y los accesorios, no sea que no esté presentable para esa reunión de trabajo, tener que resolver la mitad de las cosas por el celular, instalarme todo el día frente al pc trabajando como una esclava (moderna, claro está), con un teléfono en el oído y resolviendo problemas uno detrás de otro, que además, ni son mis problemas.

Todo para salir con los ojos rojos (por el monitor de la Pc, claro, porque para llorar de amor no hay tiempo). ¡Y mira que antes lo teníamos todo resuelto!

Estamos pagando el precio por estar siempre en forma, sin estrías, depiladas, sonrientes, perfumadas, uñas perfectas, sin hablar del currículum impecable, lleno de diplomas, especializaciones y doctorados; ¿para qué? . ¿Para que mires alrededor y te veas vieja,
fea, sola, acabada, tu marido te dejó, tus hijos crecieron, se casaron? . ¿y qué?.

Nos volvimos “súper mujeres” . Pero en el fondo aún nos discriminan y tenemos mas responsabilidades que antes y díganme aquí entre nostras con el corazón en la mano....
¿Somos más felices que nuestras madres y abuelas? . ¡No,
jamás! . ¡Que va, puro cuento!.

¡BASTA!
Quiero que alguien me abra la puerta para subirme al auto, que corra la silla cuando me voy a sentar, que me mande flores, que me lleve serenatas en la ventana, que me haga masajes en la tina y me trate como su porcelana... Si nosotras ya sabíamos que teníamos un cerebro y que lo podíamos usar... ¿para quééééé había que demostrárselo a ellos?.

¡Ay, dios mío! son las 5:30 am y tengo que levantarme... ¡que fría está mi solitaria y grandísima cama...!
Quiero que mi maridito llegue del trabajo, que se siente en el sofá, que disfrutemos de una cena juntos, que me haga el amor, que me haga sentir mujer... Porque descubrí que es mucho mejor servirle una cena casera que atragantarme con un sándwich y una coca-cola light mientras termino el trabajo que me traje a casa.

No, mis queridas colegas, inteligentes, realizadas, liberadas...y abandonadas y lo peor aún estresadísimas!.

Estoy hablando muy seriamente...renuncio a mi puesto de mujer moderna. Quiero que me consientan, me traigan el desayuno a la cama, quiero hacer el amor con ganas, no quiero más celular, estrés, tránsito en horas pico, regaños del jefe, reclamos de mis hijos porque no les presto la atención que necesitan (¡ya no doy más! ¡Hago lo que puedo!)..... ¡Quiero una vida tranquila sin llevar a cuestas las consecuencias de la globalización y liberación femenina!!! ¿Alguien más se suma...?

Reenvíalo a todas las mujeres bellas y femeninas que conoces y a los hombres que creen que no necesitamos de ellos porque somos muy independientes a ver si les cae la venda de los ojos y nos miman y apapachan aunque sea con una llamada por teléfono para decirnos que nos necesitan. ¡y que nos aman!.

QUE NOS DESEEN..... ¿Sí?
Atte. Una mujer del siglo XXI

Miriam Isabel Santodomingo De la Rosa ( Barranquilla 28 de marzo de 1968) Escritora, actriz y presentadora colombiana.

¿QUÉ OPINÁIS DEL TEMA? Un saludo de Rocío.

Visitas: 148

Respuestas a esta discusión

Tenia más razón que un santo¡¡ Que le vamos hacer las cosas hay que pensarlas antes de hacerlas, jajaja ahora hablando en serio, no se si sereis más o menos felices que antes, eso lo teneis que juzgar vosotras. Yo si te digo, que antes era más feliz. Nos engañaron a los dos, antes con un sueldo vivia una familia, ahora con el sueldo de los dos no llega.
Un beso

Imagínate con una jubilación precaria, después de 35 años cotizados y dos que regresan a casa sin trabajo. Ni estirándolo como el chicle, llegas a fin de mes.
Besos de Rocío también para ti.

No había leido el artículo, querida Rocío, pero tengo que decirte que, en muchas cosas, coincido con lo que dice. Creo que en esto de la liberación hemos perdido mucho más que ganado, porque, al menos en mi caso y en muchos que conozco, las mujeres no solo tenemos que trabajar en casa, sino tambien fuera de casa y, además, estar siempre perfecta y dispuesta tanto en un lado como en el otro. Dentro de no muchos años en lo único que vamos a ser iguales es en la tasa de mortalidad debido al estres de vida que llevamos. Mil gracias por compartir. Besos

¡Gracias a ti, Elena! Porque siendo mayoría las mujeres en esta red, has sido la única que has comentado. Espero que tardemos mucho en igualarnos en lo de la tasa de mortalidad.
Besos de Rocío.

Como indico, el artículo no es mío,es de Miriam Isabel Santodomingo De la Rosa ( Barranquilla 28 de marzo de 1968) Escritora, actriz y presentadora colombiana.

Sí, ya me he dado cuenta. Muchas gracias por la aclaración. Besos

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

Última actividad

Icono del perfilEugenio Aguilar Suro, ROBERT SALAS FALCONI y Liliana se unieron a E.A.C
Hace 11 horas
Eugenio Aguilar Suro se unió al grupo de Violeta Zurkan
Miniatura

Libros PDF

En este espacio podran bajar libros en PDF, Word . Una gran variedad de temas relacionados con el…Ver más
Hace 11 horas
ERNESTO_VANER ahora es miembro de E.A.C
ayer
A marlene iglesias gonzales le gusta la discusión 'Recomendado: "Bibliografía crítica con el diagnóstico de la hiperactividad y los fármacos"' de Violeta Zurkan
ayer
Icono del perfilpatrick fonseca y Melina se unieron a E.A.C
Sábado
David Manuel Sosa Gonzalez se unió al grupo de Violeta Zurkan
Miniatura

Cursos,Talleres, Eventos

Aqui encontrarás todos los Cursos y Talleres que se estan desarrollando en Iboroamérica.Ver más
Viernes
Javier Sánchez actualizaron su perfil
Viernes
Andres Suarez ahora es miembro de E.A.C
Viernes

© 2019   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio