“¿Por qué ha fracasado el matrimonio? En primer lugar porque surgió a consecuencia de unas convenciones antinaturales. Hemos intentado convertirlo en algo permanente, sagrado, sin conocer los principios elementales de la sacralidad ni saber nada de la eternidad… Y en lugar de que el matrimonio sea un cielo, se ha convertido en un infierno. En lugar de ser sagrado, ha caído por debajo de lo profano…

El matrimonio se ha convertido en un campo de batalla en el que dos personas luchan por la supremacía… Dos enemigos viven juntos pretendiendo estar enamorados y esperando que el otro les dé amor. Pero nadie quiere dar nada, nadie tiene nada que dar. Si no tienes amor, ¿qué puedes dar?…

Antes del matrimonio todo eran palabras bonitas y cariños; los dos hacían todo lo posible por atraer al otro, por atraparlo. Y una vez casados, cuando interviene la ley y la sociedad os da la libertad para vivir juntos, se acaba la luna de miel. Todo se ha acabado incluso antes de volver de la luna de miel…, todo se ha acabado porque has conocido al otro tal como es, y es horrible…

El único síntoma significativo del amor es que no trata de poseer, sino al contrario, te da libertad. Se alegra de la felicidad del otro. No mendiga; no es un mendigo. Es un emperador. Sólo da, y lo hace sin condiciones.

Pero en la vida actual, llevamos siglos pidiendo al otro que nos dé; y el otro hace lo mismo. Ambos son mendigos y tienen el cuenco vacío; no tienen nada que dar. Y se convierte en una lucha, en una batalla…

Yo sugiero que el matrimonio no es necesario y tampoco las almas gemelas, basta con la amistad…

Simplemente ser amigo del otro es más de lo que puede esperarse del hombre actual.

Si te olvidas de las viejas supersticiones…que si un hombre o una mujer te ama deberá hacerlo para siempre… El amor es muy delicado. Es como una flor; es bonita pero muy frágil. Florece por la mañana y por la noche ha desaparecido, los pétalos se han caído. Lo que por la mañana era hermoso, por la noche se ha convertido en una tumba. La vida cambia, es un fenómeno que cambia constantemente.

Cuando digo que hay que tener mucha comprensión, me refiero a que hay que dejar a un lado el antiguo concepto de la relación permanente. Hay que vivir cada momento, hay que vivirlo como si fuera el último. No pierdas el tiempo en disputas, reproches ni riñas. Quizá no encuentres otro momento para pedir disculpas…

La idea misma de tener una relación permanente y vitalicia te hace posponer lo esencial y hacer cosas que no son esenciales; y más que eso, te hace hacer idioteces.

La gente pelea por cosas tan insignificantes que cuando vuelven a sus cabales, ellos mismos se ríen…

El concepto de una relación permanente es equivocado, pero te lo han impuesto los poetas, el clero y todo el mundo. No estoy diciendo que dos personas no puedan vivir en profunda amistad toda la vida. Pueden hacerlo, pero no debería ser una condición, sino el florecimiento libre de una amistad. Un día, uno de los dos puede decir: “Estoy agradecido por todos los bellos momentos que me has dado, pero nuestros caminos se separan. Es triste… pero te recordaré para siempre. No quiero que la vida contigo se convierta en un infierno. No quiero destruir todo lo bello, porque se destruirá hasta en el recuerdo. Basta con que haya una amistad”…

Una mujer y un hombre independientes se sienten bien estando juntos sólo por la amistad que los une. Y mientras se sientan bien, podrán seguir estando juntos. En cuanto sientan que las cosas no están bien, no tienen que prolongar su historia. Pueden decirse adiós el uno al otro. No tienen por qué mediar leyes ni gobiernos, la sociedad no tiene que autorizarlo; ¿quiénes son para interferir en tu vida?”…

No hace falta llamarlo matrimonio, ni almas gemelas, ni buscar palabras altisonantes…, ¡son palabras al viento! Usa palabras sencillas. Sientes amistad hacia alguien y estás feliz con esa persona. Mientras te sientas feliz todo irá bien. En el momento que surjan los problemas, podéis separaros. El matrimonio ha sido la causa de muchos horrores en el mundo, más de los que puedas imaginarte”.

OSHO, Antes del amanecer. Un nuevo día te está esperando.

Fuente: Osho – Maestro

¡Esta plataforma se mantiene gracias a tus donaciones!

Visitas: 855

Respuestas a esta discusión

A punto de cumplir 34 años de matrimonio les comparto mi sentir.
Quizá no sea importante que exista un papel que "avale" legal o moralmente una unión; aunque tampoco está de más. Lo relevante es la actitud de dos personas que encuentran motivos para estar juntos y deciden compartirse. No olvidamos que ambos somos libres y autosuficientes y nunca, ninguno de los dos, ha cargado en sus espaldas el bienestar del otro. Los dos hijos que procreamos ya formaron su familia y nos han regalado seis maravillosos nietos. Por si se lo preguntan, les diré que si, nos casamos por la iglesia y por el civil. No tenemos meta respecto a nuestra relación, solo deseamos seguir disfrutando mutuamente nuestra compañía. Buen día.

Cumplimos este mes 43 años de matrimonio y también les comparto mi sentir. El matrimonio ha sido para nosotros, y luego lo fue para nuestros 3 hijos, el deseo de formar un grupo social llamado familia. Entre nosotros y nuestros hijos hay mucho años de diferencia y una civilización aceleradamento cambiante. Pero es en esa sociedad fundada en el amor que se procrean (mayoritariamente) los hijos. Y luego se sigue en el camino del amor y se propicia su crecimiento, salud, libertad y se brinda lo mejor de cada quien para cultivar ese microcosmos. En el devenir se comparten formas del nombre genérico "amor" que van mutando y comparto que lo mejor es la sana y profunda amistad. Hay que repensar que el "amor" romántico no es para toda la vida, ni es único ni debe ser el tutor de nuestra felicidad. Más bien una posibilidad de seguir creciendo en compañía. Y si en alguna etapa se transforma (en indiferencia, aburrimiento, odio u otras cosas negativas) está bien que civilizadamente se pueda decir BASTA. Si enfocamos mejor nuestras expectativas quizás podamos llegar más lejos y encontrar una nueva forma de "matrimonio" que no nos dañe a nosotros ni a nuestros hijos. Saludos amistosos.

Al matrimonio o llamarlo de otra forma, a la union de dos personas que se aman, se llega a ser VICTIMAS Y VICTIMARIOS, seremos HERIDOS y HERIREMOS, seremos SOMBRA Y LUZ, eso por ser nuestra naturaleza humana, esta en el verdadero concepto de AMAR donde encontraremos lo que nuestra parejas necesita afectivamente hablando.

Recomendo este texto!

RSS

Insignia

Cargando…

¡CONTÁCTANOS POR WHATSAPP!

¡GRACIAS POR TU APORTE!

Con el fin de que E.A.C. siga funcionando y puedas disfrutar de todos nuestros contenidos, puedes colaborar realizando un APORTE de cualquier cantidad.

 

 

 

 

 

 

© 2020   Creado por Violeta Zurkan.   Tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio